dilluns, 15 d’octubre de 2007

Emili Rodriguez Garcia - Joventut Atlètica Montcada

MATAGALLS-MONTSERRAT 2007


Somos todos miembros de la JAM (Joventut Atletica Montcada), todos maratonianos con más o menos experiencia. Este año cambiemos la Maratón del Otoño por la matagalls, por aquello, que la nunca la habíamos hecho, y una experiencia nueva. Aunque Toni ya la había hecho hace más de 20 años.
Somos Toni, Enric, Jordi y Emilio, también Jordi Ortiz que en Matadepera se tuvo que retirar.
La Matagalls empezó con alguna salida en el mes de Agosto, cada uno por donde podía y caminatas por Collserrola y la Serralada de Marina.
Así, llego el gran día 15 de septiembre, acompañados de nuestras chicas, nuestro servicio de asistencia particular, nos plantamos en Coll Formic a las 12:30h para recoger la documentación y la hora de salida, esto creo que fue fundamental, para nuestros planes. Temíamos pensado de correr hasta Aiguafreda y luego seguir caminando hasta Monistrol y a partir de aquí cada uno a lo suyo. En total emplear unas 18 ó 20 horas, para llegar con el “mogollón” a Montserrat. Aunque estos planes se fueron al traste, nada más salir.
17:55 Horas, nuestra hora de salida de Coll Formic, y nos pusimos a caminar, pasemos por el restaurante y mas o menos al kilómetro empezamos a correr, primero a “trote cochinero”, pero la cosa se fue animando entre subida y bajada, ya en el Tagamanent y todo bajada todavía se avivo mas el ritmo, a pesar de lo mal que estaba el piso. Así llegamos a Aiguafreda en 1:30 h, aquí nos esperaba nuestra asistencia, para cambiarnos y recoger las mochilas. Seguimos, ya caminando, pero muy animados y ha buen ritmo, pasemos el control 2 de Pla de la Garga, y llegamos a Can Janot para devorar el avituallamiento y reponer fuerzas. Iniciada la marcha, mi primer bajón, más bien me eche una cabezada mientras seguía caminando, pero duro poco.
Caminando llegamos al Coll de Poses donde nos cambiamos de garcetines, comemos y nos hidratamos, también me doy cuenta que tengo la mochila mojada, el camello me pierde agua, pues nada camello a la papelera, y a seguir, las paradas las hacemos cortas, para no enfriarnos.
Seguimos, la noche es perfecta, buena temperatura, sin nubes ni viento, ideal. Pasan los kilometros las conversaciones empiezan a dejar temas concretos y cualquier cosa vale para oír alguna palabra, las primeras rozaduras y ampollas aparecen como alfileres y se convierten clavos, son en el tema principal.
Nuestro ritmo es bueno, pero inconscientemente en las bajadas nos dejamos ir, y primero es un trote de un par de metros, pero cada vez el trote se convierte en correr cada vez mas 50, 100, 150, 200 metros, y nos damos cuenta que nos cuesta menos correr que caminar, las piernas se resienten menos. Llegamos a Sant Llorenç sobre las 2:30 horas. Aquí cargamos las pilas, protegemos los pies de posibles ampollas, hacemos la parada mas larga, unos 20 minutos.
A partir de aquí tengo un recuerdo bastante vago de por donde pasamos, pues tuve mi segundo bajón, una cabezadita de mas de 2 horas, todavía no me explico como podía ir durmiendo y caminando a la vez, suerte que Toni se quedo conmigo primero y luego fueron Jordi y Enric los que tuvieron que soportar mis “ronquidos”, con todo el paso no bajo y seguíamos caminando rápido en las subidas que nos lo permitían y corriendo en las bajadas. Ya pasada Matadepera (urb.Cavall Bernat) y sobre las 5 horas y como si sonara el despertador me desperté y me puse las pilas.
Toni, se nos adelanto y fue el primero en llegar a Vacarisses, donde nos esperaban las chicas, les dejemos las mochilas, comimos y bebimos y seguimos con las curas de las dichosas ampollas, y a partir de aquí, cada uno hizo los últimos kilómetros como pudo. Toni estaba hecho un toro, Jordi y Enric con ampollas y algún que otro dolor muscular, y yo bastante entero sin dolores ni ampollas, claro que con la cabezadita…
Así cada uno, ya por separado, pasemos el control 9, y Monistrol, esto ya estaba”Chupao”….
Toni subió por Momserrat muy fuerte, pero a falta de 150 metros para llegar arriba, se quedo sin energía y se tuvo que sentar en el ultimo escalón, la gente cuando pasaba por lado le decía que ya estaba arriba, pero cuantas veces te dicen eso en una Maratón y todavía te queda una eternidad, suerte que un “samaritano” vació su mochila y le dio un par de ampollas de glucosa, y un poco de agua. Y como Popeye con las espinacas revivió y pudo seguir y acabar. Se planto en la Plaza el 262 en 14:58 horas.
Jordi y yo, subimos juntos hasta el control 10. Jordi se me escapo, mi espalda me decía cuidado y las fuerzas me empezaron a faltar, él subió a ritmo y cuidando como pisaba por las malditas ampollas y llego con 15:13 horas y fue el 291 en la carpa de llegada.
Yo, ya sin fuerzas y agotado, fui tirando de un gel energético que me había guardado en el bolsillo del pantalón y de la botella de agua que tenia en las manos. A punto de parar y acabando las escaleras, levante la mirada y vi el mirador y me di cuenta que estaba menos de 300m de la estación del cremallera, esto me hizo tirar para arriba y seguir. Al final en la Plaza 15:18 horas y puesto 298.
Para Enric la Subida a Montserrat fue infernal entre los dolores musculares, y las ampollas le costo lo suyo, pero llego con 15:52 horas, siendo el 394 de llegados.

Para todos a sido una gran experiencia, volver a repetir, si fuera en caliente, no, por su puesto, pero ahora en frió y ya pasado un tiempo, por que no.